Madurez escolar

El Comercio Pyo. (octubre 2017)

21 DE FEBRERO DE 2012

Madurez escolar

Por Isabel Rojas Escurra

Madurez escolar_367098 / ABC Color

Se entiende por madurez, en un sentido amplio, la capacidad que tiene el ser humano de tener conciencia sobre sí mismo y su entorno, lo que le permite discernir entre las diversas circunstancias de su vida cotidiana y tener control de sus acciones y actitudes, con el fin de modelar su ambiente a su favor.
Para el aprendizaje escolar, la madurez se refiere  esencialmente a la posibilidad de que el niño, en el momento de ingreso al sistema educativo, tenga un nivel de desarrollo físico, psíquico y social acorde a su edad cronológica, lo que le permitirá adquirir nuevos conocimientos y desarrollar destrezas propias de su edad.
La interacción de factores internos y externos permite la construcción de la madurez en forma gradual. El niño está genéticamente predispuesto a destacar en determinadas habilidades, siempre condicionado por el entorno dentro del cual está inmerso, como ser la familia, amistades, el ambiente escolar. Es, pues, un desafío para los padres y docentes identificar y potenciar las cualidades en las que destaca el niño; esto se logrará a través del acompañamiento y la constante motivación brindada al infante.
Asimismo, no es despreciable la incidencia, tanto positiva como negativa, que tiene la tecnología en el entorno del niño, afectando su desarrollo y maduración. Hoy en día nos encontramos rodeados de estímulos tecnológicos (TV, telefonía celular, internet, videojuegos, etc.), y estos tienen especial influencia en los menores, que están ávidos de explorar el mundo y experimentar con su medio ambiente. Ante esta realidad, se multiplica la importancia del rol de padres y docentes como promotores y contralores del desarrollo socio-afectivo del menor.
El dinamismo interior le va asegurando al niño madurez anatómica y fisiológica en la medida que se le proporcionen condiciones afectivas, nutricionales y de estimulación. En este marco, el aprestamiento juega un papel relevante, ya que implica disposición, un estar listo para determinado aprendizaje. Por ej.: En la lectura y escritura se requiere maduración en varios aspectos; el niño debe tener: edad visual que le permita ver claramente objetos pequeños, como una palabra; una percepción auditiva para discriminar sonidos tan próximos como el de un fonema y otro; motricidad fina a nivel de manos y dedos; una regulación tónico-postural; un desarrollo del lenguaje para que comprenda lo que escribe y transmitir significado; una madurez intelectual que le permita manejar letras como símbolos y tener así un dominio témporo-espacial.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/escolar/madurez-escolar-369240.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: