Desarrollo y madurez escolar

MARTES, 30 DE OCTUBRE DE 2012

OBJETIVOS

– Informar sobre el desarrollo de la madurez escolar.

– Dar a conocer la importancia de la madurez Psicológica y Cronológica.

JUSTIFICACIÓN

Mediante el uso de esta herramienta, pretendemos poder conceptualizar el tema de la madurez y desarrollo escolar para así poder tener una idea mas clara de lo que es el desarrollo psicológico y cronológico de los niños en edad pre-escolar.

INTRODUCCIÓN

A continuación desarrollaremos el tema, de acuerdo con los objetivos en el abordo de este tema, que servirá en gran manera la compresión del niño en una etapa de su vida, en la cual es de suma importancia la relación social que comienza a desarrollar.

Es de gran importancia conocer este tema para las personas que intervienen e interactuan con los niños en esta edad, ya que comprendiéndolo en su totalidad se puede impartir una mejor guía y enseñanza.

MADUREZ ESCOLAR

El concepto de madurez para el aprendizaje escolar se refiere esencialmente, a la posibilidad que el niño tiene al momento del ingreso escolar, posea un nivel de desarrollo fisico, psiquico y social que le permita enfrentar adecuadamente esa situacion y sus experiencias.

la madurez se construye progresivamente gracias a la integracion de factores internos y externos. su dinamismo interior le asegura al niño una madurez anatomica y fisiologica en la medida que le sean proporcionadas las condiciones nutricionales, afectivas y de estimulacion indispensables.

se define el concepto de madurez para el aprendizaje escolar como “la capacidad que aparece en el niño de apropiarse de los valores culturales tradicionales junto con otros niños de su misma edad mediante un trabajo sistemático y metódico”(Remplein,1966).

Significado e importancia
El ingreso a la escuela significa para cada niño un verdadero acontecimiento. Gran parte de su mundo y de su vida adquiere una nueva dimensión y significado emocional y psicológico. Socialmente pasa de una subcultura o ambiente familiar bastante conocido y protector y amoldado a él, a un ambiente o subcultura escolar bastante diferente e incluso amenazante en ocasiones.
En su vida familiar, al niño le son tolerados muchos comportamientos, adecuados a inadecuados dentro de su núcleo familiar y las normas que allí imperan y rigen su conducta son mínimas y mucho más permisivas comparadas con las exigencias que le plantea el medio escolar, salvo excepciones, en casos de niños con padres de modelos exigentes autoritarios y sobre exigentes.
El medio escolar enfrenta al niño a nuevas experiencias y formas de adaptación ya que el medio escolar es un mundo diferente al que ya conoce. Así tenemos que en el orden emocional, tiene que separarse de su madre y otros familiares con los cuales estaba acostumbrado a vivir. En el grupo escolar ya no es el centro de atención como lo era a veces en la familia, aquí pasa a ser un miembro más del grupo curso. Por otro lado tiene que acostumbrarse a aceptar una figura de autoridad central y nueva que asume gran parte del control, el profesor, quien imparte normas y plantea ciertas tareas u obligaciones, cuyo sentido muchas veces al niño le son difíciles o que entiende poco.

Algunos padres piensan que cuando se habla de Madurez Escolar, solamente se trata de esperar a que se desarrollen en el niño cambios o conductas que aporten un avance a nivel académico o emocional dentro del ambiente de la escuela. Se “supone” que ocurra “mágicamente” a través de la intervención del “factor tiempo”. Por eso es importante que hablemos del término de Madurez Escolar, debido a que es un concepto que se presta a muchas discusiones por sus diversas interpretaciones y connotaciones.

La madurez para el aprendizaje escolar, involucra el nivel de evolución físico, psíquico y social que ha desarrollado el niño y que le permite enfrentar adecuadamente las situaciones escolares y sus exigencias. Es un perfil de desarrollo y no está directamente ligada a la edad cronológica del niño.

Podemos nombrar algunas de las características que se hacen presentes en el niño con cierta Madurez Escolar:

* muestra capacidad para distinguir entre el juego y el trabajo escolar.

* se centra en la conducta esperada para la actividad.

* desarrolla mayor progreso en la atención y en la memoria.

* ejecuta trabajos y tareas con el esfuerzo requerido para alcanzar metas propuestas.

* desarrolla una percepción más analítica frente a la lectura y a la escritura.

* manifiesta los roles y conoce las reglas para adaptarse a la clase.

* consolida el pensamiento lógico y forma conceptos.

Es necesario que tanto los padres como los maestros estén al tanto del nivel de madurez escolar que presenta el niño, debido a que si éste se encuentra en un nivel más avanzado de madurez y no es detectado, puede que se produzca entonces una pérdida de oportunidades y experiencias para que siga enriqueciéndose. En estos casos el alumno puede llegar a sentir un estancamiento o una zona de comodidad que lo desmotive ante los estudios.

En el caso de un niño inmaduro, es necesario determinar cuáles son los factores que están impidiendo u obstaculizando el desarrollo esperado y así ejecutar un plan de acción que le permita enfrentar las distintas tareas que exige el aprendizaje escolar. Tenemos que estar claro, que la variable del tiempo, no soluciona por si sola estas situaciones, debemos asegurarnos que el niño está recibiendo la atención necesaria para poderle dar las herramientas que le permita desarrollar sus funciones básicas. La falta de motivación también puede hacerse presente, pero en este caso se relaciona con autoestima e inseguridad.

El conocer al niño y sus factores emocionales, de conducta, intelectuales y psicológicos, nos permitirá acertar el plan de acción.

Las destrezas que una persona adquiere son producto de los procesos básicos de aprendizaje. Estos son imprescindibles cuando de los primero aprendizajes escolares hablamos, ya que serán la base para la correcta adquisición de los posteriores.

Se describen cuatro áreas:

Madurez de las funciones de orientación: apuntan a la percepción analítica y la capacidad de atención y concentración, ambas reflejan la madurez intelectual necesaria, para la compresión rápida y correcta de lo leído.

Madurez de la actitud de Trabajo:  se incluye aquí la atención dirigida que le permite al niño concentrarse en determinadas actividades en forma sistematica para responder a las exigencias escolares es la que hace que pueda prestar atención a la explicación del docente y luego consiga realizar la tarea requerida.

Madurez Social: incluye la capacidad de establecer relaciones sociales adecuadas con niños y adultos, por ejemplos a poder realizar trabajos en grupos con sus padres y a respetar la autoridad del docente.

Madurez Biológica: Hace referencia al desarrollo corporal y psíquico necesarios para el ingreso al primer año básico o de educación primaria.

CONCLUSIONES

Podemos afirmar que la madurez es desarrollada por el niño al compartir con sus compañeros y maestros diferentes actividades en las que el niño no se sienta excluido, más bien se sienta con seguridad en lo que hace y pueda lograr, afianzar una buena base para su futuro desarrollo escolar y social.

Por esto es la importancia de que el maestro que atiende este ciclo o etapa del niño este preparado e informado para realizar bien su función como guía y orientador el niño en desarrollo.

http://angelesendesarrolloescolar.blogspot.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: