El INEE en tiempos de AMLO

El INEE en tiempos de AMLO

EDUARDO BACKHOFF ESCUDERO@EduardoBackhoffmar 21 ago 2018

Dado que AMLO tiene el firme propósito de derogar toda la RE, no solo la evaluación de  los docentes, me pregunto ¿qué papel jugará el INEE en la nueva administración?

Dado que AMLO tiene el firme propósito de derogar toda la RE, no solo la evaluación de los docentes, me pregunto ¿qué papel jugará el INEE en la nueva administración?

Foto propiedad de: Internet

Es claro que para la administración de AMLO la reforma educativa de 2013 (RE) se cancelará o se abrogará, entre otras razones, debido a su componente “punitivo”. En otro artículo ya abordé sobre la debilidad de este planteamiento, por lo que ahora me concentraré en hablar sobre el papel que jugará el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) en el periodo gubernamental que AMLO.

La reforma educativa fue el producto del Pacto por México, que firmaron las  entonces tres fuerzas políticas más importantes del país: PRI, PAN y PRD. En materia de educación, el pacto se propuso realizar una gran transformación del Sistema Educativo Nacional (SEN), cuyo eje central fue garantizar el derecho que tienen los niños y jóvenes del país de aprender. Para ello, el pacto contempló nueve grandes programas: Sistema Integral de Información y Gestión Educativa (SIGED), autonomía del INEE, escuelas al centro, escuelas de tiempo completo, computadoras en los centros escolares, Servicio Profesional Docente (SPD), mejoramiento de la formación inicial de docentes, incremento de la cobertura en EMS y ES, y programa de becas. Muchos de estos programas requirieron cambios legislativos; entre ellos, reformar la Constitución, crear algunas leyes y armonizar otras.

En el marco de la reforma educativa, al INEE (creado como una institución  descentralizada en 2002) se le transformó en un organismo constitucionalmente autónomo (artículo 3º) y se promulgó su propia ley (LINEE). Adicionalmente, la RE contempló la creación de la coordinación del SPD, cuya función es la de coordinar los mecanismos para el ingreso al servicio público de la educación, la promoción de los docentes a funciones directivas y de supervisión, el reconocimiento a los docentes destacados y la permanencia en el servicio. Para ello se creó su propia ley (LGSPD). Tanto la LINEE como la LGSPD se complementaron con los cambios a la Ley General de Educación (LGE), que armonizó todos los cambios normativos antes referidos.

Al INEE autónomo se le confirieron nuevas atribuciones, además de aquellas  establecidas desde su creación por decreto presidencial en 2002, que se concretaban en evaluar los componentes, procesos y resultados del SEN y difundir los resultados de sus evaluaciones, con los propósitos de que las autoridades educativas tengan información para el diseño de políticas públicas y se le rinda cuentas a la ciudadanía para que pueda ejercer presión al gobierno en pro de una mejor educación.

Entre las nuevas atribuciones nuevas destacan tres: 1) coordinar el Sistema Nacional de Evaluación de la Educación (SNEE), en la que intervienen las autoridades educativas federales y estatales, 2) fungir como autoridad en la definición de lineamientos sobre evaluación educativa, que las autoridades de los tres órdenes de gobierno debe acatar obligatoriamente para desarrollar sus evaluaciones y 3) con base en los resultados de sus evaluaciones, emitir directrices para la mejora educativa, que las autoridades deben de considerar en sus planes y programas de gobierno, aunque no de manera vinculatoria.

Dado que AMLO tiene el firme propósito de derogar toda la RE, no solo la evaluación de  los docentes, me pregunto ¿qué papel jugará el INEE en la nueva administración? Vislumbro tres grandes escenarios: uno optimista, otro moderado y uno pesimista. En el primero, se anularán las evaluaciones para la permanencia de los docentes y se harán cambios en las leyes correspondientes, donde le INEE autónomo siga con sus demás funciones; lo que implica una reducción en sus atribuciones y presupuesto. En el segundo, al INEE se le quitarán varias de sus funciones vitales, tales como ser autoridad en materia de evaluación, emitir directrices y coordinar el SNEE; ello implica dejarle sus atribuciones iniciales y reducirle considerablemente su presupuesto actual. Y, en el tercero, al INEE se le quita su autonomía o, bien, se le transforma en una nueva institución, con diferentes funciones y estructura orgánica, así como con una renovada junta de gobierno.

En ninguno de los escenarios veo un cambio positivo para el INEE, por tres razones:  primero, porque la nueva administración: 1) lo considera un aliado y artífice fundamental de la evaluación “punitiva” de los docentes, 2) no querrá tener un contrapeso autónomo, crítico, e informado cuya actuación se fundamente en la Constitución y 3) hasta el momento, no se le ha considerado públicamente como una institución experta en sistema educativo mexicano, cuya información es clave para diseñar los nuevos programas educativos que sustituirán a la RE, que todavía está vigente. Muy pronto sabremos qué papel jugará esta institución en la administración de AMLO, que resulta esencial para la mejora de la educación, ya que sin información no hay conocimiento y sin conocimiento no hay forma de que un gobierno haga bien las cosas.

El autor es Presidente del Consejo Directivo de Métrica Educativa A.C. y

Ex presidente de la Junta de Gobierno del INEE

https://www.sdpnoticias.com/nacional/2018/08/21/el-inee-en-tiempos-de-amlo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: